Fundamentos

viernes, 25 de abril de 2014

Liderazgo en la liga de fútbol española


Liderazgo en la liga de fútbol española
Los resultados de un equipo de fútbol dependen de la calidad técnica de sus jugadores y de los sistemas y las tácticas de juego que utilice. Al menos eso parece. Nosotros creemos que, determinados factores que tienen que ver con el liderazgo, pueden reducir o potenciar el rendimiento de un equipo de fútbol.
En el Real Madrid la sombra de Mourinho sigue siendo alargada. En términos de liderazgo, pensamos que Mourinho es en esencia un autócrata, al que todos deben obedecer. Esto le llevó a un serio enfrentamiento con Casillas, el capitán, que tras su lesión acabó en el banquillo. Mourinho utilizó a Diego López, el otro portero, que sin tener culpa de nada, como estilete para continuar castigando a Casillas. El vestuario quedó dividido. En consecuencia, con un equipo sin cohesionar, el rendimiento estuvo por debajo de su potencial.
El nuevo entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, decidió no abordar el problema de raíz, sino contemporizar con la situación, y como Salomón, se inventó que un portero jugara la liga, Diego López (que daba continuidad a la política de Mourinho), y el otro, Casillas, jugara Copa y Champions.
Esta forma de actuar suele provocar justo el efecto contrario al que se desea. Casillas sigue siendo el capitán del Real Madrid y de la selección española, dio la cara por sus compañeros enfrentándose a Mourinho, ganó dos copas de Europa de selecciones y un mundial con compañeros como Ramos (amigo personal y segundo capitán del Real Madrid) o Alonso, y ante la esperanza de dejar atrás la era Mourinho con un golpe de autoridad que pusiera las cosas donde estaban antes del castigo a Casillas, Ancelotti contemporiza. Por esto, el equipo sigue sin cohesión completa, y su rendimiento esta temporada es muy irregular.
Aparte de la calidad técnica individual y de los esquemas de juego del Real Madrid, hay que preguntarse que efecto ha tenido la decisión de Ancelotti de no quitarse a uno de los dos porteros de encima en el rendimiento del equipo. ¿Ha ejercido adecuadamente su liderazgo?. Pensamos que no, y que eso ha empobrecido el rendimiento del equipo.
Cruzando la calle, al otro lado de la ciudad, está el Atlético de Madrid. Su entrenador, Simeone, ha mostrado manejar muy adecuadamente algunos principios del liderazgo efectivo. El “partido a partido”, explicado en términos de liderazgo, consiste en convertir un problema complejo que se alarga en el tiempo, como es el ganar una liga, en una serie de objetivos simples, alcanzables y a corto plazo, como es ganar el próximo partido. La energía de los jugadores está concentrada en un objetivo que está a tres o cuatro días vista.
Aparte de las tácticas y la calidad técnica de los jugadores, una parte importante del éxito del Atlético de Madrid esta temporada tiene que ver con el ejercicio adecuado por parte de Simeone, de uno de los principios del liderazgo efectivo.
Los ejemplos anteriores muestran que, además de las capacidades individuales (en este ejemplo la calidad y los conocimientos técnicos), el ejercicio del liderazgo condiciona el rendimiento de los grupos humanos.

viernes, 4 de abril de 2014

Transformar el control en liderazgo


Transformar el control en liderazgo
En su libro “The will to lead” (algo así como “La voluntad de liderar”), Marvin Bower, consultor senior de McKinsey, recomienda a directivos y responsables de empresas abandonar los modelos de gestión basados en estructuras de control y desarrollar modelos basados en el liderazgo, empezando por uno mismo e involucrando a los colaboradores, si la empresa quiere seguir siendo competitiva en el largo plazo.
Para ello, a partir de su experiencia, identifica una serie de comportamientos que un buen líder debe mostrar, y que resumimos a continuación: 
  • Tratar a la gente con honestidad y justicia, diciendo siempre la verdad y encargando a los subordinados trabajos y tareas razonables y ejecutables.
  • Modestia y humildad, no mostrando el poder que uno posee con despachos enormes o recibiendo a la gente sentado detrás de la propia mesa. 
  • Escuchar para mostrar respeto y apreciación por las ideas de los demás, pero además, para identificar posibles oportunidades descubiertas y propuestas por otros.
  • Mente abierta y sentido común para combinar datos, hechos e intuiciones, junto con flexibilidad y adaptabilidad para tratar situaciones.
  • Iniciativa y manejo adecuado de los tiempos a la hora de tomar decisiones.
  • Tener una sensación de urgencia, pensando y haciendo sentir a los demás que si la empresa no cambia continuamente, dejará de ser competitiva.

Las observaciones de Marvin Bower nos proporcionan una excelente oportunidad para reflexionar en qué medida ejercemos nuestro liderazgo. Y también nos permite observar y entender como ejercen los demás su liderazgo.

viernes, 28 de marzo de 2014

Emprendedores sin ley


Emprendedores sin ley
Allá por los años setenta alguien decidió que la investigación es lo que impulsaba el crecimiento económico. Mas adelante, se llegó a la conclusión de que lo que realmente impulsaba el crecimiento económico, la riqueza y el bienestar social era la I+D. Poco después fue la innovación, que para aprovechar todo lo que se había dicho y hecho hasta entonces, se aglutinó bajo la denominación I+D+i. A continuación vino la economía del conocimiento, que iba a convertir esto en un paraíso de gente brillante, a través de la conversión de su materia gris en productos tecnológicamente avanzados. A esto siguieron las estrategias inteligentes de especialización, que determinaron que cada región debía especializarse en conocimientos específicos para generar riqueza.
Lo cierto es que nada de esto parece haber funcionado bien, a pesar de la gran cantidad de programas públicos que han asignado presupuesto a estos menesteres. Nombres y palabras de moda que van cambiando con el tiempo, con bajo impacto económico en la creación de riqueza y empleo.
Ahora el nuevo término que nos va a sacar de donde estamos es la emprendeduría. Nueva ley y nuevos presupuestos de apoyo al colectivo de emprendedores.
Los mercados existen y funcionan, porque emprendedores, empresarios y directivos los crean y desarrollan con su liderazgo, empuje y trabajo. Los mercados funcionan con ciertas reglas, algunas de ellas creadas con sus regulaciones por las autoridades económicas. Pero si estas reglas traspasan ciertos límites, los mercados estarán intervenidos y distorsionados, y dejarán de funcionar como tales, erosionando su competitividad.
Para generar el impacto buscado de generación de riqueza, empleo y bienestar social, el emprendedor necesita que el mercado funcione sin intervención, con reglas propias. Las leyes no crean ni desarrollan mercados. La Ley del Emprendedor tampoco lo hará. Los emprendedores de este país no necesitan una ley para ejercer su liderazgo libremente y generar la riqueza deseada. No más palabras de moda, por favor.

viernes, 21 de marzo de 2014

Los buenos mandos son una rareza


Los buenos mandos son una rareza
Sorprendente. En un reciente estudio, Gallup descubrió que el 82% de las veces, las empresas seleccionan y contratan mandos sin el talento adecuado para gestionar sus puestos de trabajo.
Según Gallup,  los buenos mandos muestran los siguientes comportamientos:
·      Hacen que su gente se comprometa y actúe para alcanzar los objetivos propuestos
·      Enfrentan la adversidad para conseguir resultados
·      Crean una cultura de asunción de responsabilidades
·      Desarrollan la confianza a través de una comunicación abierta
·      Buscan generar un impacto positivo en el negocio con sus acciones y decisiones
Cuando Gallup preguntó porqué habían sido contratados, los mandos entrevistados comentaron mayoritariamente que por su éxito en una posición anterior en la que no tenían mando, o porque conocían el sector o la empresa.
Tal vez la forma en la que se realizan los procesos de contratación tenga algo que ver, y sea el momento de cambiar la manera de llevarlos a cabo.
Cuando participamos en un proceso de selección, preguntamos al responsable de la contratación qué comportamientos debería mostrar la persona a contratar para gestionar  el puesto de trabajo ofertado, y a los candidatos les preguntamos qué comportamientos mostrarían para gestionar el puesto de trabajo si fueran contratados. Luego comparamos las respuestas. Así detectamos en que grado cada candidato se adapta a las demandas del puesto de trabajo ofertado.
Con esta aproximación, es posible conocer la bondad de un candidato a la hora de gestionar un puesto de trabajo, según los comportamientos mostrados por los buenos mandos identificados en el estudio de Gallup.
Simple, pero a la vista de los resultados obtenidos por el estudio de Gallup, parece una aproximación poco común.

viernes, 14 de marzo de 2014

Miedo al cambio


Miedo al cambio
Nacemos con miedo al entorno y cuando cambia dispara nuestra ansiedad. Nuestra naturaleza es reacia al cambio, y dedicamos parte de nuestra energía, a veces más de la cuenta, a tratar de convertir el entorno en algo estable, conocido y predecible, como si eso fuera posible, pasando a predominar el inmovilismo.
Para vencer este inmovilismo, los líderes deben generar condiciones para que el cambio forme parte de la cultura corporativa de su organización, apoyándose en tres pilares.
Empezando por la parte final, deben asegurarse de que los miembros de su organización saben implantar cambios. Esto reducirá el miedo al fracaso.
En el medio, deben asegurarse de que todos sientan que las acciones realizadas y los resultados conseguidos serán fuente de aprendizaje, y nunca serán motivo de desaprobación. Esto reducirá el miedo al error.
En el inicio, deben asegurarse de que todos estén implicados en conseguir mejores resultados cada día. Esto reducirá el miedo a ser rechazados.
El proceso es largo, pero las bases del éxito están claras.

viernes, 7 de marzo de 2014

Descubrir el liderazgo


Descubrir el liderazgo
La literatura sobre liderazgo es amplísima. Los comportamientos a mostrar para ser un buen líder están identificados desde hace muchos años, y hay multitud de propuestas para desarrollarlos.
Ahora bien, queremos comentar que hay una parte del liderazgo que no puede enseñarse, que no puede contarse, que no tiene que ver con la información, sino con el concepto en sí mismo, y que debe ser descubierto por cada uno.
Añadido a los estudios que realizamos sobre la materia, tuvimos buenos maestros que nos brindaron la experiencia adecuada para que descubriéramos el concepto de liderazgo. Solo una vez descubierto es cuando se toma conciencia de que resulta imposible transmitir la experiencia vivida a otro y contar cual es la esencia del liderazgo. Sucede algo parecido a lo que pasa cuando queremos definir el concepto tiempo.
Ahora brindamos experiencias para que otros descubran el concepto de liderazgo.